Hombres de ciencias que han hecho literatura

Soy estudiante de ingeniería y he visto como algunos de mis compañeros desvalorizan la literatura o cualquier carrera de letras. Ellos consideran que es “fácil”, “innecesario” “¿para qué sirve la filosofía si solo es meter floro*?, “¿Leer? Eso es para tontos, yo prefiero resolver ecuaciones diferenciales”, y para terminar: “¿Humanidades? Te vas a morir de hambre”. Estás son algunas de las “divertidas” expresiones que he escuchado en mi corta vida y estoy segura seguiré escuchando.

Para aclarar, no quiero reforzar etambién tonto estereotipo que dice que los estudiantes de carreras con aplicación no tenemos capacidad de analizar o leer filosofía, que también he escuchado por ahí: “Si te atrevieras a leer filosofía explotaría tu limitada cabecita” Solo busco recalcar que se ha reforzado la división de estos estereotipos que, a veces, limitan a los estudiantes de apasionarse por ambas actividades.

Bueno, este post no ha sido creado para un desfogue personal de la autora –solo un poquito, tal vez– sino para recordarles que varios de nuestros escritores favoritos han sido apasionados físicos, matemáticos e ingenieros. Espero que esto les recuerde que amar la ciencia no nos excluye de poder apreciar el arte, y viceversa. Es más, en el pasado ambas ramas estaban fuertemente unidas. Con la especialización, esto se ha separado muchísimo al punto que parecen irreconciliables.

Sin más “floro”, empecemos:

  1. Fiodor Dostoievski: estudió en la  Escuela de Ingenieros Militares de San Petersburgo.
  2. Ernesto Sabato: estudió Física.(ya he hecho un post sobre él, puedes leerlo aquí: Ernesto Sabato)
  3. Anton Chejov: estudió Medicina.
  4. Isaac Asimov: estudió Bioquímica.
  5. Lewis Carrol: fue matemático, de hecho esto se ve muy reflejado en “Alicia en el país de las maravillas”.
  6. Victor Hugo: no terminó sus estudios en matemáticas, pero tenía talento para ello.
  7. Primo Levi: estudió Química.
  8. Alexandr Isáievich Solzhenitsin: estudió Física.
  9. Quería mencionar el caso de Lovecraft, él quería ser astrónomo, pero como las matemáticas no eran su fuerte, se decepcionó terriblemente.

Y así vemos que ambos mundos -ciencias y letras- pueden juntarse y vivir en una perfecta armonía.

large.jpg

 


*Floro: término peruano usado para referirse al palabreo, al discurso sin sentido y muy bien adornado.

Anuncios