La muerte está por todos lados:El triunfo de la muerte, de Brueghel el Viejo

La muerte está por todos lados…y va a por ti.

A mediados del siglo XIV, en vísperas del inicio del Renacimiento europeo, unos ratones infectados desembarcan en el puerto de Génova y comienzan a diseminar la temible Peste negra. Varios autores señalan que esta epidemia, aparte de arrasar con el 30% de la población europea, marca el fin de la Edad Media de una manera trágica. Ello tiene algo de cierto: el siglo XIV se caracterizó por ser un siglo de crisis, hambre y una tremenda cantidad de muertes, tanto así que la población sobreviviente experimentó -por así decirlo- un “trauma”, un cambio brusco en las mentalidades y su forma de entender el mundo a partir de tan trágico suceso.

Son dos las nociones que más mutaron durante estos años. Por una parte, la noción de Vida sufrió un cambio en la segunda mitad de este siglo: la gente sabía que la muerte estaba por doquier y, si bien algunos buscaron explicaciones escatológicas/apocalípticas e incrementaron sus cultos religiosos en busca de una reconciliación con Dios, otros se dejaron al abandono y comenzaron a vivir sin pensar en las consecuencias futuras pues, de todas formas, la vida acabaría en cualquier momento. Por otra parte, la noción de Muerte fue tomando forma y “vida” propia, al pasar de ser una condición del cuerpo terrenal a convertirse en un personaje central durante el llamado “otoño” de la Edad Media. Así, diversas obras comenzaron a enfatizar el rol protagónico de la Muerte en la vida de los hombres, tanto en tono trágico como cómico. Y justamente, en este post, nos dedicaremos a analizar una de sus mejores representaciones en una sociedad tocada fuertemente por aquella Crisis del XIV:

El Triunfo de la Muerte

El cuadro a analizar a continuación se titula El Triunfo de la Muerte, y su autor es Brueghel el Viejo. Si bien este cuadro fue pintado en 1562, casi 200 años después del inicio de la propagación de la Peste negra, refleja de una manera muy cruda el rol de la Muerte en la vida de los hombres. En ella, podemos ver un paisaje macabro, donde lo que proliferan son ejércitos de esqueletos andantes que van atacando y mortificando a la población de los vivos. En un paisaje desolador, nada ni nadie puede escapar de la Muerte, y así se muestra a lo largo y ancho del cuadro, mostrando distintos personajes que se ven derrotados por aquella armada esquelética que se dispone a segar sus vidas.  En la pintura, todos los hombres se ven torturados y acorralados por la muerte, e incluso aquellos que buscan esconderse de ella (como aquel que se encuentra en la parte superior derecha), son igualmente alcanzados por ella. Aquellos que intentan escapar de las torturas y del fatal destino (como los personajes del centro), son amenazados y vueltos a las torturas que la Muerte les realiza. Y ni siquiera los animales se salvan pues, como se ve en la parte izquierda, hasta los animales son perseguidos y acabados por ella. La Muerte -como personaje- guía a los hombres hacia su muerte, ya sea de manera directa por medio de las armas, como por medio de la fuerza, llevándolos en una red de pesca hacia aquel lago donde el único bote es aquel donde se encuentran más esqueletos andantes. La Muerte encierra a los hombres y los lleva a encontrarse con su destino en lo que pareciera ser un ataúd gigante, buscando que todos entren en ella. Otros ataúdes también se encuentran en el paisaje, así como palas y un carruaje que lleva calaveras de más muertos mientras va atropellando más vidas. Y ni siquiera las condiciones sociales salvan a uno de la Muerte: el mismo Rey se encuentra a merced de ella, y la Muerte le señala que su tiempo se acabó. Peor es el destino de las mujeres y los bebés, quienes tampoco se libran de ella. Y las monedas que el Rey señala de nada sirven, pues para la muerte nada más valioso hay que las vidas segadas.  Y ni siquiera aquellos que se resisten por medio de las armas pueden contra aquel incontable ejército de muertos vivientes, quienes acaban con sus pobres vidas sin importar las armaduras que tengan. Y las mujeres, los bufones, los juegos, la música, todo se ve amenazado por los esqueletos que buscan acabar con sus vidas, mientras la Muerte sirve en una bandeja, en el extremo inferior derecho, una calavera a la mesa. El infierno se ha desatado, y con ella, la Muerte.


Sin duda, la aparición de la Muerte como personaje cambia mucho la visión de la Vida que los hombres tenían y tienen con respecto a ella. El temor a la Muerte es real, llega a alcanzar a la gente, pues el cuerpo mortal no puede resistir por toda la eternidad. Todo tiene un inicio, pero todo tiene también un final.

¿Cuándo y cómo crees que la Muerte te alcanzará?

Anuncios