Las penas del joven Werther y El guardián entre el centeno: los libros favoritos de la parca

tumblr_o49l2xjyyZ1v4gnogo1_500Sin duda la literatura es un arma poderosa, capaz de crear enormes pasiones, guerras – Mi lucha de Adolf Hitler- y revoluciones –El Capital de Marx. Podemos asegurar que todos los grandes sucesos que ha experimentado la humanidad, todos han comenzado con una idea que fue luego plasmada en texto.

Lo bueno de las grandes obras de la literatura- son pocas las que pueden ser llamadas arte-es que a pesar de estar desarrolladas en un contexto histórico diferente al nuestro todas convergen en los mismos problemas universales: desamor, honor, guerra, soledad y más. Muchas nos ayudan a comprender nuestra humanidad y nos animan a vivir con más intensidad, mientras otras nos empujan a abrazar el nihilismo y la desesperación.

Las penas del joven Werther de Goethe (1774) narra el amor de Werther hacia Lotte, la cual desafortunadamente estaba comprometida. Este no puede con la pena de no ser correspondido, entra en depresión y se suicida disparándose en la cabeza. (1)9788484286417

La raza humana es harto uniforme. La inmensa mayoría emplea casi todo su tiempo en trabajar para vivir, y la poca libertad que les queda les asusta tanto que hacen cuanto pueden por perderla. ¡Oh, destino del hombre!

 

Sólo Dios sabe cuántas veces me he dormido con el deseo y la esperanza de no despertar jamás

 

Al dirigir mis ruegos a Dios, no puedo decir: “¡Conservádmela!” Y, sin embargo, hay momentos en que creo que me pertenece. Tampoco puedo decir: “¡Dádmela!”, porque pertenece a otro. Así es como me agito sin cesar sobre mi lecho de dolores

 

Este libro fue tan influyente que provocó el suicidio masivo de unos diez mil lectores creando así “El efecto Werther”. De hecho, las autoridades de Italia, Alemania y Dinamarca la prohibieron por esa razón.

El nombre “El efecto Werther” la acuñó el sociólogo David Phillips en 1974, que demostró que el número de suicidios se incrementaba en todo EEUU durante el periodo transcurrido entre 1947 y 1968 justo al mes siguiente de que apareciera en la primera página del New York Times alguna noticia dedicada a un suicidio.

Por otra parte, El guardián entre el centeno de J.D Salinger (1951) recorre las aventuras de un adolescente misántropo de 17 años por las calles de Nueva York, el cuál ha sido expulsado por enésima vez de un colegio por ser un mal estudiante.

La sinopsis no parece ser peligrosa, ¿no?. Sin embargo su lectura puede provocar una cierta inclinación hacia el crimen. De hecho, este es el libro que inspiró a Mark David Chapman a matar a John Lennon. A John Hinckley a dispararle al presidente Ronal Reagan. A Rober O. Wickens a vestir se militar, matar al director del colegio, a un estudiante, y a tomar de rehenes a otros 18 jóvenes. A Roberto Jonh Bardo a asesinar a la actriz Rebeca Scheffer. Y a Arthur Bremen a protagonizar el famoso atentado contra George Wallace.

guardian-entre-el-centeno-portada

Por ejemplo, yo me paso el día imponiéndome límites que luego cruzo todo el tiempo.

Sabes lo que me gustaría ser? ¿Sabes lo que me gustaría ser de verdad si pudiera elegir? (…) Muchas veces me imagino que hay un montón de niños jugando en un campo de centeno. Miles de niños. Y están solos, quiero decir que no hay nadie mayor vigilándolos. Sólo yo. Estoy al borde de un precipicio y mi trabajo consiste en evitar que los niños caigan a él. En cuanto empiezan a correr sin mirar adónde van, yo salgo de donde esté y los cojo. Eso es lo que me gustaría hacer todo el tiempo. Vigilarlos. Yo sería el guardián entre el centeno. Te parecerá una tontería pero es lo único que de verdad me gustaría hacer. Sé que es una locura”

Ambos libros parecen ser los favoritos de las parcas, ya que han coleccionado algunas almas gracias a ellos.

Y tú, ¿conoces algunos libros peligrosos que quisieras compartir?


(1) Descargar el libro completo aquí: Las penas del joven Werther.

 

Anuncios