El gato negro en el cuento de terror

Temidos, odiados y amados. Cada cultura ha interpretado la figura de los gatos de diferentes maneras, han sido usados como amuletos de buena o mala suerte y se han tejido muchos mitos alrededor de ellos. Sin embargo, todos han coincidido en un punto: los gatos –especialmente los negros- son seres mágicos y misteriosos.

large (1)Lovecraft y Poe no han sido ajenos a su majestuosidad: ningún hombre puede matar a un gato; y ciertamente lo puedo creer mientras contemplo a aquel que descansa ronroneando frente al fuego…” nos dice Lovecraft en uno de sus mejores cuentos de su etapa onírica: Los gatos de Ulthar. En este cuento se representa al gato como algo sagrado: extraños peregrinos  llegan a Ulthar y traen con ellos rituales y simbolismo egipcio “pero se les vio entregados a extrañas oraciones, y que habían pintado en los costados de sus carros extrañas figuras, de cuerpos humanos con cabezas de gatos…”

El gato también puede representar consuelo y compañía para el que lo ha perdido todo. “En esta singular caravana había un niño pequeño sin padre ni madre, sino con sólo un gatito negro a quien cuidar. La plaga no había sido generosa con él, mas le había dejado esta pequeña y peluda cosa para mitigar su dolor; y cuando uno es muy joven, uno puede encontrar un gran alivio en las vivaces travesuras de un gatito negro”. Al morir el gatito negro, asesinado por una despiadada pareja de ancianos que odiaba a los mininos es donde empieza el nudo de la historia y también su desenlace, en el cual los gatos de Ulthar cobran venganza -tal vez hechizados por una oración que imploró el niño extranjero- y asesinan y devoran a estos dos.

Podemos observar un elemento importante de la cultura egipcia: los híbridos -humanos con cabeza de gato- representaban un rol protector y de justicia en Egipto. En Los Gatos de Ulthar los gatos toman justicia con sus propias garras, ya que inmovilizados por el miedo los aldeanos no se atrevían a hacerlo. Coincidentemente, en el antiguo Egipto no se podía asesinar gatos al igual que en el cuento de Lovecraft.

En El gato negro, Poe nos retrata a un ser paranoico que estimulado por un el alcohol y la culpa de haber asesinado a Pluto -su gato- empieza a relacionar hechos fantásticos de causa-efecto que lo llevan a asesinar a su esposa. Aunque nuestro narrador en un comienzo se esfuerza por demostrar su cordura, admite que tenía problemas de alcoholismo, los cuales lo llevaron a alterar su carácter drásticamente: pasó de ser una persona bondadosa, dócil y amante de los animales -en especial de Pluto- a un psicópata asesino.

La imagen del gato lo acompaña en este descenso a la locura e incluso lo estimula, ya que alrededor de este –como ya hemos mencionado- se tejían mitos oscuros. “Este último era un hermoso animal, bastante grande, completamente negro y de una sagacidad asombrosa. Cuando se refería a su inteligencia, mi mujer, que en el fondo era bastante supersticiosa, aludía con frecuencia a la antigua creencia popular de que todos los gatos negros eran brujas disfrazadas. No quiero decir que lo creyera en serio, y sólo menciono el asunto porque acabo de recordarla.” ¿Cómo estar seguros si esta creencia quedó grabada en su inconsciente y si fue o no una causa para lo que pasaría después? Luego de asesinar a Pluto se produjo un incendio y este dejó una “aparición”: “Al acercarme más vi que en la blanca superficie, grabada en bajorrelieve, aparecía la figura de un gigantesco gato.”

Días después, el narrador encuentra misteriosamente otro gato negro, muy parecido al que asesinó, y se lo llevó a casa. Sin embargo, en lugar de darlelarge
calma, lo atormentó mucho más. En este punto es en donde empieza el verdadero desgarramiento alimentado ¿por el remordimiento? ¿El miedo hacia la imagen del gato? ¿Los recuerdos de lo que solía ser que le traía el gato? “Y entonces me sentí más miserable que todas las miserias del mundo juntas. ¡Pensar que una bestia, cuyo semejante yo había destruido desdeñosamente, una bestia era capaz de producir esa angustia tan insoportable sobre mí, un hombre creado a imagen y semejanza de Dios!”. Este animal fue el detonante -simbólico- que volvió loco a nuestro protagonista y lo llevó a la desgracia, a la cárcel.

Como vemos los gatos pueden ser interpretados como seres sagrados, mágicos y oscuros y pueden ser un elemento muy interesantes especialmente en el terror. Estimados lectores: ¿Conocen ustedes más cuentos con protagonistas felinos? Compartan conmigo sus experiencias.

Miau

 

 

 

 

Anuncios